Novedades

En bici es mejor... una tendencia que pisa fuerte en Buenos Aires

30 diciembre 2014
En bici es mejor... una tendencia que pisa fuerte en Buenos Aires
Implementar el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano no sólo contribuye a resguardar el medio ambiente sino que también nos ayuda a cuidar la salud.

Desde pequeños los niños aprenden a andar en bicicleta con la ayuda de sus padres o abuelos. Primero dos rueditas permiten mantener la estabilidad, luego cuando ya están un poco más preparados, se saca una de ellas para finalmente salir a recorrer su mundo sin la ayuda de ningún adulto.

Aunque esta práctica que muchos adoraban en su infancia con el correr de los años se fue perdiendo, en la actualidad, el mundo está implementando un cambio importante: usar la bicicleta como medio de transporte urbano.

La preocupación por el medio ambiente, la contaminación auditiva, la polución así como también implementar prácticas saludables a nuestra vida cotidiana, ayudó a que se re-signifique el uso de la bicicleta.

Alemania, Dinamarca, Estados Unidos, Perú y España, son algunos de los tantos países que fomentan el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano. En Holanda, por ejemplo, los niños a partir de los 9 años deben rendir un examen de manejo de bicicletas en la escuela. Asimismo, las empresas adoptan medidas en su infraestructura que les permiten a los empleados ir a trabajar en bicicleta, generando un espacio para el resguardo de las mismas.

En la actualidad hay cerca de 800 millones de bicicletas en el mundo, cantidad que duplica el número de automóviles. Las ciudades consideradas como más "bici friendly" son Ámsterdam (Holanda), Portland y Boulder (Estados Unidos), Copenhague (Dinamarca).

Argentina también se sumó a este movimiento. En la Ciudad de Buenos Aires, el Gobierno implementó un sistema gratuito para que cualquier persona pueda acceder a una bicicleta registrándose en una de las estaciones creadas para tal fin. Allí el usuario puede retirarla y utilizarla durante una hora. De forma paralela, se construyó la Red de Ciclovías Protegidas, un entramado de carriles exclusivos para bicicletas resguardado del resto del tránsito vehicular, por medio de un separador físico.

Esta práctica también se extiende a la provincia de Buenos Aires. Tal es el caso del Municipio de Tigre, en donde puede encontrarse un espacio de alquiler de bicicletas que permite el recorrido por la ciudad de una manera ecológica y saludable. Además, para aquellas personas que viajan a Capital Federal, el servicio de Lanchas Colectivas, permite trasladar las bicicletas en la popa y llegar a Puerto Madero de una manera más rápida y económica que haciéndolo en auto.

El mundo está cambiando y con él nuestras prácticas. Cuidar el medio ambiente es también preservar a las generaciones futuras. Menor tránsito, menor ruido, mayor aire puro. Todo se puede lograr, simplemente, con el uso de la bicicleta.